RESILIENTE

 

Hovik Keuchkerian – Resiliente
Discolibro a la venta 7 de noviembre en tiendas habituales, preventa ya aquí.

Resiliente es un disco que viene en un libro que surgió como un disco que venía de un poemario que tenía música.

“Las frases de Hovik son puñetazos directos al estómago que te dejan sin aliento, boqueando, pensando cuanta verdad hay en esas palabras, que duelen y sangran…”
Jon Sistiaga

“Hovik recita boxeo y golpea versos. Hovik no es dios, pero debería”
Quique Peinado

“Hovik se traga (todos los días) un poeta de los buenos”
Roberto Álamo

«Hovik es al final, y tal vez sin que él mismo lo pretenda, puro blues»
Lichis

«Hovik no da tregua, no hace prisioneros»
Javier Cansado

“Si pones la otra mejilla que sea para que te den un beso”
Hovik Keuchkerian

Hovik Keuchkerian es un tipo difícil de clasificar y su trayectoria vital así lo atestigua: campeón de España profesional de los pesos pesados de boxeo, monologuista cómico, poeta y actor nominado a un Goya.

Yuri Méndez Jr. es músico y tiene un proyecto, Pajaro Sunrise, con el que ha sumado adeptos en medio mundo. Es además un experto en vestir historias de otros con su música.

Hovik y Yuri no se conocían hace no mucho.
Un día Hovik llamó a un amigo, y le dijo: “tengo una idea en la cabeza, quiero hacer un disco, y necesito que alguien le ponga música a mís poemas”. Podría haberle preguntado a cualquiera de los otros tres millones y pico de habitantes de Madrid y le hubiesen http://espfarmacia.com podido dar miles de respuestas distintas pero como preguntó a uno de los dos habitantes de Madrid que están detrás de Lovemonk, la respuesta fue “Yuri es un genio, si os entendéis es tu hombre”. Luego Hovik preguntó a otro amigo, su editor en Leéme y le dijo “¿Que si conozco a Yuri? ¿Yuri? Sí, es un genio”. Así que Hovik y Yuri se conocieron. Se cayeron bien. Y se entendieron. Y lo que en un primer momento parecía un proyecto complejo, casi titánico, cogió velocidad y antes de lo esperado pero después de muchísimo trabajo el disco estaba hecho.

Hovik escribe desde la necesidad de exorcizar algunas de las miles de cosas que le pasan por la cabeza. Desde la furia a menudo, desde el dolor otras, desde la esperanza a veces y siempre desde la tranquilidad de saber que lo hace sólo porque necesita hacerlo.

Yuri compone también por necesidad. Porque aprendió a hablar con su música y le resulta fácil hacerlo y le apasiona también. Claro.

Este libro-disco tiene un poco de todo eso y sobre todo tiene mucha verdad. Tiene poesía. Y música, también tiene música. A la melodía de la poesía y los recitados de Hovik se ha unido la música que los versos han inspirado a Yuri. Y el resultado es algo crudo, hermoso e inesperado.